Colores para el salón

Colores para el salón

El color es uno de los aspectos más influyentes (y por tanto más importantes) en los trabajos de interiorismo y decoración. Los colores trasmiten sensaciones y emociones, por lo que no solo deben estar bien elegidos, sino que una errónea elección de los colores puede echar por tierra el resto del trabajo.

Debemos siempre ajustar el color del salón con el estilo decorativo que queramos instaurar en el espacio, porque cada espacio decorativo tiene sus propias pautas respecto a colores. Aunque las pautas para los colores específicos de cada estilo decorativo son orientativas, y como siempre podemos introducir variaciones e innovar ligeramente para darle un toque más original y arriesgado a nuestro salón.

Lo más importante siempre es que utilicemos colores con los que nos sintamos bien en el salón, tonos que nos trasmitan algo a nosotros mismos. Para coger ideas de los colores que más nos gustan, mirar revistas de decoración o webs en internet te puede venir muy bien. Nosotros sin ir más lejos cerraremos el artículo con imágenes de ejemplos de salones con color.

Como decíamos anteriormente, los colores tienen una influencia significativa sobre nosotros. Por poner algún ejemplo, el blanco es un color que puede aportar mucha luminosidad a una estancia, pero aplicado solo puede resultar un color muy frío. Otro ejemplo igualmente claro es el del negro, que es un color cálido pero que absorbe toda la luz que recibe.

Más ejemplos de colores: el color rojo puede trasmitir romanticismo y pasión, pero aplicado en exceso puede provocarnos que nos sintamos agobiados. El amarillo por su parte trasmite vitalidad y ánimo, pero en exceso puede provocar nervios e impaciencia.

Una de las normas que debes seguir obligatoriamente es la de no aplicar más de tres colores diferentes en toda la estancia. Ésta es la llamada “teoría del color”, y lo que indica es que una combinación de más de tres colores no es beneficiosa para ningún espacio, pudiendo provocar saturación.

Lo ideal para la decoración del salón es que elijas un color claro y pausado para la base de la decoración, y que éste lo animes con pinceladas en uno o dos colores más que combinen bien entre ellos. Estas pinceladas puedes introducirlas con los accesorios.

La introducción de más o menos intensidad en estos colores secundarios dependerá del estilo decorativo por el que te decantes. Cuanto más atrevidos y llamativos sean éstos, más actual será el interior de nuestro hogar. Y viceversa, claro está.

Aún así mucho cuidado con la cantidad de color que introduces. Un exceso de colores puede ser perjudicial, recuérdalo. Tanto por demasiado ánimo como por demasiada frialdad. Un abuso de los colores vivos puede llevarnos a crear un salón en el que sea imposible descansar, mientras que un salón con colores demasiado fríos puede crearnos malestar por excesiva frialdad y falta absoluta de sentimientos y emociones.

Si quieres saber más sobre la influencia de los colores y leer consejos de pintura, aquí encontrarás lo que buscas. Si por el contrario quieres ejemplos de utilización de colores en la decoración tanto de salas como de otros espacios del hogar, en éste otro enlace encontrarás multitud de imágenes.

Artículos relacionados
Portal especializado en salones. Te ofrecemos una guía perfecta para la decoración del salón.